El saxofonista puertorriqueño Miguel Zenón, quien se presenta esta noche junto a su cuarteto en la edición XXVII del Puerto Rico Heineken JazzFest (PRHJF), considera, en una entrevista con Efe, que su instrumento de viento es “una extensión” de su voz para transmitir sus inspiraciones.

“Jamás pensé dedicarme a esto. El saxofón es una extensión de mi voz”, sostuvo Zenón, quien para él, su instrumento que lo acompaña hace treinta años, es la pieza que le da la oportunidad de ampliar sus sonidos sin tener que interpretar melodías vocales.

Y esas expresiones musicales las ofrecerá Zenón esta noche en Bahía Urbana, en el Viejo San Juan, junto a sus otros tres músicos: el baterista puertorriqueño Henry Cole, el pianista venezolano Luis Perdomo y el bajista austriaco Hans Glawischnig.

Con ellos Zenón actuará este viernes e interpretarán algunas de las canciones del disco más reciente, “Típico”, el cual el saxofonista grabó utilizando las inspiraciones musicales de cada cual de sus integrantes.

“Este cuarteto es el favorito de todos mis proyectos”, afirmó Zenón, de 40 años, quien se presenta por cuarta ocasión en el PRHJF, que este año se le dedica al pianista panameño Danilo Pérez, de quien el músico boricua llama su mentor.

Zenón inició sus andadas musicales en el residencial público Luis Lloréns Torres, posiblemente la barriada popular más extensa de la isla y una de las más violentas, bajo la tutela del maestro Ernesto Vigoreaux.

Tras el divorcio de sus padres y obviando la violencia o los problemas sociales que se suscitaban en el residencial público, a sus 11 años, Zenón se fue a vivir con su madre a Villa Palmeras, reconocido sector sanjuanero por su vínculo cultural y musical, abordado de los géneros autóctonos de la bomba, la plena y la salsa.

Luego, Zenón entró a estudiar en la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini de San Juan.

Zenón quería aprender a tocar piano, pero debido a que llegó tarde a la matrícula para escoger el instrumento que el alumno quisiera estudiar, éste tuvo que conformarse con el saxofón, instrumento que eventualmente ha sido su compañero de escenarios a través de todo el mundo.

El músico boricua estuvo seis años en la Escuela Libre de Música estudiando saxofón clásico con el profesor Ángel Marrero y fue allí mismo donde Zenón comenzó a interesarse por el jazz.

Tras graduarse de la Escuela Libre de Música, Zenón fue aceptado gracias a una beca en la distinguida Berklee College of Music en Boston, Massachussetts.

Mientras estudiaba en este instituto, Zenón formó parte del programa Berklee en Puerto Rico, integrado por músicos puertorriqueños estudiantes del Berklee College of Music, el cual participó en la primera edición del PRHJF de 1995, que se le dedicó al legendario percusionista boricua Tito Puente.

Zenón se graduó de Berklee y luego completó una maestría en “Jazz Performance” en Manhattan School of Music, y su primera gran oportunidad profesional se la brindó Bob Moses, director de la reconocida Either/Orchestra de Boston.